9 de mayo de 2013

EL MODELO SPEAKING DE DELL HYMES

 
       
 
         Es evidente la exuberancia técnica y metodológica que ha acompañado a las ciencias del lenguaje a lo largo de su desarrollo. Sin embargo, es de justa ley reconocer que un análisis es después de todo un proceso selectivo de representación de un fenómeno determinado con el fin de iluminar algunas de sus propiedades. Un análisis que pretendiera reproducir su objeto a la perfección no sería tal, sin que nos lo devolviera en la forma en que se produjo el acto investigado mismo. Por ello de alguna manera el análisis de la lengua implica una transformación, una manipulación con algún propósito, el que nos anima a que el trabajo pueda tener una utilidad social, o que al menos aporte elementos para conseguirla.

    A partir del modelo propuesto por Dell Hymes en 1972, conocido normalmente como modelo SPEAKING, en el que se hace referencia al conjunto de elementos que coinciden con el mencionado acróstico, desarrollado con las iniciales de los ocho componentes en inglés: Situation (Situación, marco o escena), Participans (Participantes, estatus y papeles), Ends (finalidades que se pretenden), Act sequences (Secuencia de actos), Key (Clave o tono apropiado y manera de hablar), Instrumentalities (Instrumentos verbales y no verbales, canales), Norms (Normas) y Genre (Género): SPEAKING.

      Dell Hymes realmente introduce un giro importante en la concepción del análisis lingüístico y comunicativo, puesto que desplaza el centro de interés tradicional, los recursos lingüísticos en sí, hacia un foco como el acto de habla, que se llamará a partir de entonces evento comunicativo, es decir “del código lingüístico, al acto de habla” (Duranti, 1997/2000: 385). Es entonces cuando el evento comunicativo se toma como unidad de análisis para examinar, o intentar hacerlo, toda la comunidad. Es obvio que el avance de Hymes no se produce desde la nada, ya que el antecedente inmediato de su propuesta analítica lo constituye el esquema sobre la comunicación jakobsoniano. Hymes, teniendo en cuenta los seis factores de R. Jakobson los amplía y pule varias veces hasta determinar dieciséis factores operativos en los eventos comunicativos. Con la intención de facilitar la memorización de tamaño número de factores los reagrupó todos en el acrónimo SPEAKING, de manera que incluso el nuevo modelo mantenía una declarada motivación en su nombre mismo. Los factores en sí eran considerados tanto componentes del habla como componentes de los actos de habla, a pesar de que luego introdujo redenominaciones terminológicas.

 

“El modelo SPEAKING, de Hymes, amplía el esquema de Jakobson, añadiéndole sensibilidad ante las dimensiones del habla que hacen del estudio de los eventos comunicativos el punto de partida para el estudio de comunidades enteras. La idea revolucionaria en este caso es el hecho de recurrir a una unidad social de análisis, el evento, que a su vez se define por el habla que lleva aparejada (Duranti, 1997/2000: 439)”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios siempre son moderados por los administradores de Nuestro Blog....